Mono sorpresa de M&M´s



Qué ganas tenía de preparar una tarta de este estilo!!! No sé si lo sabéis, bueno, claro que no lo sabéis porque nunca os lo he dicho, pero tengo un montón de sobrinos! Solo mi hermano el pequeño tiene 3 hijos (somos 6 hermanos así que echad cuentas!) todos pequeñitos y les encantan los animales, así que me moría de ganas de prepararles esta tarta. Cuando los chicos de M&M´s se pusieron en contacto conmigo para que les preparase dos recetas, no lo dudé ni un instante. No sé si os pasa como a mí, pero estas bolitas de colores con chocolate y cacahuete son mi perdición. Puro vicio, están buenísimas!!!. La idea de una tarta mono, es de la incombustible Martha Stewart aunque yo me enamoré de la que le vi a Raquel. Ya sabéis que a mí me gusta, en la medida de lo posible, simplificarlo todo, y seguro que estáis pensando que esta tarta es super complicada y laboriosa pero nooooooooooooooo, tranquilos, he hecho mi propia versión de la receta dejándola sencillísima de elaborar y prácticamente con un bizcocho y algo de chocolate podremos TODOS hacer esta tarta. La segunda receta que he preparado la encontraréis en la nueva web de M&M´s make.

Vayamos con la receta...


Ingredientes:

Para el bizcocho:

Para rellenar:
  • 100g de chocolate
  • 100ml de nata

Para cubrir:
  • 150g de nata
  • 150g de chocolate
  • 50g de mantequilla

Para la boca:
  • 70g de chocolate blanco
  • 50ml de nata
  • una regaliz

Para los ojos:
  • La crema blanca de dos oreo grandes
  • Dos oreo pequeñas

Para las orejas:
  • Dos donuts

Para la nariz:
  • Dos M&M´s de chocolate

    Para el pelo:
    • Fideos de chocolate y mikados

    Preparación:

    Una vez tengamos hecha la masa del bizcocho, la ponemos en un bol tipo ensaladera untado de mantequilla y lo introducimos a horno precalentado a 170ºC durante unos 50 minutos aproximadamente. Cuando nuestro bizcocho esté cocido, lo retiramos del horno, lo dejamos dentro del bol 10 minutos y después lo desmoldamos, dejándolo enfriar por completo sobre una rejilla. Cortamos el bizcocho en tres capas (Marcamos con unos palillos por donde vamos a cortar, así de este modo cuando volvamos a montar el bizcocho sabremos el punto exacto donde encajan.)...


    Con algún objeto cortante circular (nos vale una taza o vaso) hacemos un hueco central en el bizcocho del medio...



    Preparamos el relleno y para ello troceamos el chocolate y ponemos la nata a calentar. Cuando esté a punto de hervir retiramos del fuego y la echamos sobre el chocolate. Dejamos reposar dos minutos y removemos bien hasta que nos quede una mezcla homogénea.
    Colocamos el bizcocho de base sobre una rejilla y encima ponemos una capa del relleno y la extendemos. A continuación colocamos la siguiente capa de bizcocho (la del hueco) Nos servimos de los palillos para colocarlo en su posición inicial...


    Lo llenamos de M&M´s...


    Cubrimos lo que nos queda de esta capa de bizcocho con más crema de relleno y colocamos la última capa de bizcocho...



    En cada lateral de la tarta y con un cuchillo, cortamos un rectángulo donde a continuación encajaremos los donuts... (tranquilos, aunque lo parezca no se mueven del sitio)


    Preparamos la salsa de chocolate para cubrir. Troceamos y unimos el chocolate y la mantequilla. Ponemos la nata en un cazo al fuego hasta hervir. Retiramos en ese momento y la echamos sobre el chocolate. Dejamos reposar dos minutos y removemos  bien hasta obtener una crema homogénea. Bañamos nuestra tarta con ella y dejamos enfriar por completo. Dibujamos el contorno de la boca (yo lo hice con un mikado) y preparamos la crema para la boca del mismo modo que las anteriores. Ponemos la nata al fuego y en cuanto comience a hervir la volcamos sobre el chocolate blanco troceado. Dejamos enfriar por completo y la montamos ligeramente con ayuda de unas varillas. La extendemos cubriendo el contorno que hemos dibujado anteriormente (yo lo hice con un untador de mantequilla)


    Y por último los toques finales. Le sacamos la crema blanca a dos galletas oreo y la colocamos en los ojos. Encima y con un poquito de crema de chocolate (de la que nos sobró de cubrir) pegamos dos tapas de oreos pequeñas y con algo más de la crema blanca hacemos los brillos. Con fideos de chocolate cubrimos la parte de atrás y clavamos algunos mikado como pelo en nuestro mono. Con un trozo de regaliz (De las que son en espiral) le ponemos una sonrisa y con los dos M&M´s de chocolate hacemos la nariz. Dejamos reposar todo un par de horas y listo para servir!!



    Notas:

    El bol tipo ensaladera que utilizado para esta receta tiene una capacidad de 2l.
      El horno lo he puesto con calor arriba, abajo y aire. Si no disponéis de aire, subir la temperatura a 180ºC
        Para cortar los bizcochos mucho mejor, envolverlos en papel film y dejarlos enfriar en la nevera (yo lo hago de un día para otro)
          El tiempo que tardará en estar el bizcocho variará en cada horno. Comprobad que está cocido pinchando en el centro con un palillo. No hagáis esto antes de los primeros 40 minutos de horneado.
              La salsa para cubrir colarla y no la uséis una vez hecha. Dejarla que enfríe un poco para que tome algo más de cuerpo y os cubra mejor. Tener la precaución de colocar una fuente debajo de la tarta para recoger el chocolate sobrante y no la extendáis con nada, dejar que ella sola cubra la tarta para que no os queden marcas. 
                  Si queréis simplificarlo aún más, de relleno podéis usar nutella. Calentarla un poco en el micro para que sea más fácil de extender. 

                  Os aconsejo que bañéis los bizcochos con almíbar para que no resulte una tarta seca. Si lo queréis preparar tan solo tenéis que hervir 500ml de agua con 500g de azúcar durante 10 minutos. Podéis añadir en la cocción una rama de canela, la piel de un limón, naranja, una vaina de vainilla, etc... Os va a sobrar pero aguanta un montón en la nevera y siempre está bien tenerlo. También podéis hacer la mitad de la cantidad y lo dejáis hervir 6 minutos. 
                    colocar los ojos antes de que la capa de chocolate esté totalmente fría, así os quedarán perfectamente pegados.

                     Podéis hacer esta tarta en pequeñito y vez de donuts para las orejas ponéis donetes.

                    La segunda receta que he preparado la encontraréis pinchando en la imagen:


                      Bocaditos de limón



                      Madre mía vaya viciooooooooooo!! Estas galletitas son un espectáculo de ricas. La galleta amarilla es de vainilla, la oscura es de chocolate y la crema de relleno es de limón... Alguien da más????? En casa  han durado dos días y eso que salen bastantes pero es que son riquísimas y además muy amenas de hacer y sencillas. Tenéis que probarlas, de verdad que vale la pena ponerse a hacerlas. En las notas hoy doy todos los consejos necesarios para que os salgan perfectas. Venga, que en nada las estáis comiendo.

                      Vayamos con la receta...



                      Ingredientes para las galletas de vainilla:
                      • 160g de harina
                      • Un sobre de preparado para pudín de vainilla
                      • 100g de mantequilla blanda
                      • 70g de azúcar glas
                      • Una yema de huevo
                      • Una pizca de sal
                      Ingredientes para las galletas de chocolate:
                      • 160g de harina
                      • Un sobre de preparado para pudín de chocolate
                      • 100g de mantequilla blanda
                      • 70g de azúcar glas
                      • Una yema de huevo
                      • Una pizca de sal
                      Para la crema de limón:
                      • 100g de mantequilla blanda
                      • 300g de azúcar glas
                      • El zumo de un limón
                      preparación:

                      Empezaremos preparando la masa de las galletas de vainilla. Para ello batimos el azúcar con la mantequilla hasta formar una crema. En ese momento añadimos el huevo y mezclamos bien. Unimos y tamizamos el resto de los ingredientes y los añadimos el compuesto anterior hasta obtener una masa homogénea que estiraremos en una lámina fina y la guardamos en la nevera.

                      Procedemos del mismo modo con la masa de chocolate. 

                      Una vez la masa dura de la nevera, procedemos a cortarla a nuestro gusto. (Mientras vamos haciendo y horneando las galletas, mantendremos el resto en la nevera.) Precalentamos el horno a 160ºC y las cocemos entre 10/12 minutos. Debemos vigilar que no tomen color. Mientras tanto hacemos la crema de relleno y para ello batimos bien la mantequilla con el azúcar glas hasta obtener una textura cremosa. Añadimos el zumo y mezclamos de nuevo.

                      Tomamos una galleta de un color, ponemos sobre ella y en el centro un poco de la crema, bien con una cucharilla o con una manga pastelera, colocamos una galleta del otro color, hacemos un poco de presión para extender la crema hacia los bordes y listo! Servir.



                      Notas:

                      Antes la masa de galleta la estiraba entre dos papeles de horno. Ya desde hace algún tiempo la estiro entre dos trozos de papel film, de este modo aparte de ver lo que hago, cuando retiro el papel superior, con el que esta de base, envuelvo la masa y la guardo así en la nevera.

                      En vez de estirar toda la masa en su totalidad la parto en varios trozos, de este modo es más fácil de manejar y de guardar en la nevera.

                      El pudín de vainilla y chocolate, lo compré hace tiempo en los supermercados Lidl, en una de esas ofertas en las que traen cosas de respostería. El de vainilla creo que lo tienen siempre a la venta pero no así el de chocolate. Si no disponéis de éste último, lo sustituís por 40g de harina más 10g de chocolate en polvo. Es decir, la cantidad de harina para esta receta serían 190g y de cacao 10g. Si queréis sustituir el de vainilla lo haremos añadiendo 20g más de harina y 20g de maizena a la receta. (Añadiremos además, vainilla en polvo, en pasta, etc... para dar sabor)

                      La cantidad de pudín que traen los sobres son 41g.

                      Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.

                      La yema de huevo corresponde a un huevo mediano.

                      He utilizado harina de trigo de fuerza, pero la normal o de repostería os valdrá perfectamente.

                      La masa deberá permanecer en el frigorífico hasta que esté dura. Con una hora suele ser suficiente. Yo amaso de noche y hago las galletas al día siguiente. Las recetas se vuelven muy cómodas de esta forma y las galletas quedan impecables.

                      Dejadlas finitas. Tened en cuenta que serán dobles, así que unos 3mm de espesor sería lo ideal.

                      Para las galletas utilizaremos un cortador a nuestro gusto, no tiene que ser el que yo he usado, pero si lo queréis igual lo encontraréis en El Corte Inglés, hace unos días estuve por allí y todavía lo tienen a la venta y eso que ya hace años que lo tengo. Debo decir en honor a la verdad, que no me gusta demasiado, tiene una forma muy bonita, pero no llega a cortar del todo los ojitos y la boca, lo que me obliga a estar con un palillo eliminando los sobrantes, con la consiguiente pérdida de tiempo.

                      El horno precalentado a 160ºc calor arriba, abajo y aire. Colocaremos las galletas en la balda del medio. Si no tenemos aire subiremos la temperatura a 175ºC. 

                      Sacaremos las galletas de la bandeja del horno en cuanto salgan ayudándonos de una espátula y las dejaremos enfriar sobre una rejilla.

                      La crema de limón podéis suavizarla poniendo menos cantidad de zumo, del mismo modo podéis intensificar su sabor añadiendo más. Lo mejor es probarla y decidir vosotros si está a vuestro gusto. 

                      Salen un montón de galletas. Las mantendremos guardadas en una lata en sitio fresco hasta una semana.

                      Es un lujazo para mí, informaros que he resultado finalista en los premios Bitácoras en dos categorías "Mejor blog gastronómico" y "Mejor blog del público" El próximo viernes 29 de Noviembre, se decidirán los ganadores. Esperemos que haya suerte!! Muchísimas gracias a todos por tantísimo apoyo :-)

                      La pasta perfecta. Como hacer pasta fresca.



                      Antes de nada, me gustaría aclarar que esto de denominar "perfectas" a algunas de las recetas que publico, como la de "La hamburguesa perfecta" no quiere decir ni por asomo que lo sean. Es tan solo una forma de llamar a esta especie de "super reportajes" en las que prima lo artesanal, lo hecho a mano, lo casero, lo que va sin conservantes ni colorantes, lo que es totalmente imperfecto porque es natural, porque es real.

                      Hoy, aprenderemos a hacer PASTA FRESCA. Esto que a mí antes de aprender a hacerla, me sonaba a cocina  de profesional, a elaboración complicada y laboriosa, no lo es en absoluto. Yo prefiero hacer pasta fresca que una tortilla de patata.

                      El único inconveniente que le veo es el amasado. A diferencia de las masas delicadas de repostería, la masa para pasta requiere un duro amasado, pues nos debe resultar una masa firme en la que será necesario algo de fuerza muscular. Para su contenido en gluten, será necesario usar harina de fuerza que le dará la consistencia y textura características. En este post, haremos la masa a mano, para que todos podáis ver como se hace, pero para que os voy a mentir, siempre la hago con la amasadora y aunque se puede estirar con rodillo, utilizo la maquina para pasta. Sinceramente, sin esto, no la haría.

                      Como os acabo de explicar, no es necesario un equipamiento especial para hacer pasta fresca. Lo que sí necesitaremos será una superficie amplia, seca y perfectamente limpia. Es necesario que la pasta se adhiera ligeramente a la superficie, por lo que recogería cualquier mínimo rastro de suciedad.

                      Si la vamos a estirar a mano, necesitaremos un rodillo. A poder ser de madera, mármol o acero inoxidable, por ser fáciles de limpiar y no pegarse tan fácilmente. En tiendas especializadas encontrareis rodillos para pasta extra-largos, pero uno de uso corriente nos valdrá perfectamente.

                      Rueda de corte o cuchillo. La rueda de corte va genial para los raviolis o para dar una forma atractiva a los bordes de la pasta pero un cuchillo cumplirá perfectamente su cometido.

                      Recipiente para raviolis. Es una pequeña bandeja con pequeñas hendiduras y un borde elevado para el corte entre dichas cavidades. La lámina de masa de pasta se coloca sobre esta bandeja y se presiona ligeramente para que entre en las heniduras, después se echa el relleno sobre ellas y se le aplica huevo batido con una brocha a la pasta que queda entre los márgenes. Por encima se le pone una segunda lámina de pasta y se le pasa el rodillo para separar cada ravioli. (Otro día veremos esta receta)

                      Máquina de pasta. La más común y útil para uso doméstico es la máquina de rodillo manual. Es pequeña pero pesada y se acopla a la superficie de trabajo. Los rodillos se pueden ajustar por separado con diferente anchura para que la masa se pueda pasar y laminar muchas veces en lugar de aplanarla a mano.

                      Cazuela grande o cuece-pasta. Vale la pena invertir en una cazuela grande ya que le daremos muchos usos aparte de cocer pasta. Deber ser una cazuela profunda, con un escurridor integrado que se ajuste ceñidamente a la olla para sacar el máximo partido a su capacidad. Cuando la pasta está cocida, basta con levantar el escurridor. También previene que la pasta se pegue al fondo de la olla.

                      Escurridor amplio. Un escurridor es esencial para escurrir bien la pasta. Si el colador es de acero inoxidable, se puede colocar encima de la olla, lo que es muy útil cuando se está colando la pasta e intentando dar los últimos toques a la salsa que la acompañe.


                      Ahora hablaremos de los ingredientes. Para hacer nuestra pasta fresca, necesitaremos harina de fuerza y huevos, aunque se pueden hacer distintos tipos de pasta utilizando diferentes harinas, pero no quiero liaros más y nos ceñiremos a la que vamos a ver aquí. La cantidad de harina como en todas las masas, no es exacta, ya que depende de la humedad ambiental, de la cantidad huevo ( no todos pesan lo mismo) o de la capacidad de absorción de nuestra harina que lleve una cantidad u otra. De todos modos mantendremos siempre esta proporción: 100g de harina por cada huevo. También podemos hacerla solo con yemas, colocando 2 o 3 yemas por cada huevo sustituido. Para facilitar el amasado, todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente. También podemos añadir sal, agua o aceite a nuestras recetas de pasta.

                      Antes de pasar ya a la elaboración de la  pasta fresca hay algunos puntos que me gustaría aclararos. Le estuve dando vueltas a si hacer la masa de pasta básica o hacerla de color añadiendo algún ingrediente. Me he decantado por esta última ya que viendo como se hace ésta, sabremos hacer la primera, cosa que no ocurriría de haber escogido la otra opción. De todos modos en las notas, os doy la receta de la pasta de huevo básica.Y por último, deciros que en cuanto probáis la pasta fresca hecha en casa, ya no hay vuelta atrás y se quedará para siempre en vuestro recetario. Nada que ver con la pasta seca industrial, es otro mundo.

                      Vayamos con la receta...

                      Tendremos los ingredientes listos y pesados para la elaboración:
                      • 500g de harina
                      • 2 pizcas de sal
                      • 250g de espinacas en puré*
                      • 3 huevos
                      *Os digo una forma express y que es la que yo utilizo para cocer las espinacas. Coloco las espinacas en un bol (Para esta elaboración son geniales las espinacas que vienen en bolsa ya lavadas, pues nos asegura que no llevan rastro de agua) Las tapo con papel film en el que hago unos cortes en su superficie (para que salga el vapor) y las meto entre 3/4 minutos en el microondas. Una vez cocidas las coloco en un colador haciendo presión para que suelten todo el jugo que puedan tener y las trituro con la batidora para obtener el puré que necesito para esta receta.


                      Colocamos en un bol la harina con la sal, hacemos un hueco en el centro y añadimos los huevos y el puré de espinacas



                      Introducimos una mano y con los dedos iremos mezclando los huevos y el puré con la harina.


                      Cuando la mezcla comienza a espesar, hacemos una bola y la pasamos por el bol para dejarlo limpio de la mezcla y pasamos la masa a una superficie enharinada.



                      Ahora comenzamos a amasar minuciosamente estirando la masa hacia adelante y la doblamos sobre si misma hacia atrás...


                      Levantaremos y giraremos la masa de vez en cuando para evitar que se pegue


                      Y amasamos y amasamos


                      Y seguimos amasando, añadiendo un poco de harina extra para que no se nos pegue. (No saturar de harina para que la masa no se seque en exceso).


                      Hasta formar una preciosa bola de masa firme y elástica


                      Una vez la masa lista, la envolvemos en una bolsa de plástico o papel film. La dejaremos reposar unos 30 minutos. No se debe enfriar o sera difícil de manipular.


                      Se debe trabajar con una cantidad de masa que nos sea cómoda de tratar.  Para ello cortamos la bola obtenida en cuatro partes iguales. Conservamos la que no utilicemos tapada con papel film para evitar que la superficie se reseque demasiado.



                      Escogemos nuestro primer trozo de masa y lo aplastamos ligeramente con los dedos para que pase sin dificultad por el rodillo alisador (Siempre con la superficie ligeramente enharinada). Aprovecharemos también para intentar darle la forma con la que queremos terminar. En este caso rectangular.


                      El rodillo de las máquinas para pasta, viene numerado según la abertura que  nos ofrece. La mía va del 7 al uno, siendo el 7 el más abierto y el 1 el más cerrado pero hay máquinas en las que es a la inversa. Empezaremos siempre por el más abierto bajando la abertura del rodillo hasta dar con el grosor deseado para nuestra pasta.

                      Introducimos uno de los extremos de la masa en el hueco del rodillo. (En este caso el número 7)


                      Y giramos la manivela para pasar por completo la masa por el rodillo


                      Fijaros en la superficie de la masa. No es lisa, presenta imperfecciones y rugosidades. Si esto ocurre es que todo va bien.



                      Una vez pasada la masa, hay que plegarla y pasarla de nuevo hasta que la superficie sea lisa y casi perfecta. Veamos como...
                      Una vez hemos pasado la masa por el rodillo la primera vez, la ponemos estirada sobre la superficie de trabajo. Llevamos uno de los extremos al centro...


                      Hacemos lo mismo con el otro extremo...


                      Por último doblamos la masa al medio, como si cerrásemos un libro. Recordad enharinar ligeramente la masa para que no se pegue al pasarla por el rodillo. Repetiremos esta operación hasta que la masa salga lisa (Con tres o cuatro veces suele ser suficiente)


                      Y empezamos de nuevo. Aplastamos ligeramente la masa con las manos para que pase bien y la volvemos a pasar por la máquina sin cambiar el grosor del rodillo. Repetiremos esta operación 3 o 4 veces hasta que la superficie de la masa esté completamente lisa (Recordad enharinar ligeramente para que no se nos pegue)

                      Una vez esto conseguido, iremos bajando el grosor del rodillo de forma ordenada, sin saltarnos ninguna abertura. Es decir, en este caso, pasaremos la masa por el número 6, a continuación por el 5 y así sucesivamente hasta dejarla de un grosor a nuestro gusto.

                      Podemos alisar la masa hasta verse las manos a través de ella pero no es necesario, sin embargo, tampoco la dejaremos tan gruesa que nos deje unos fideos desagradablemente rechonchos. Yo siempre dejo la masa en el número 4, para mí tiene el grosor ideal. Similar al de un cartón fino o una crepe.

                      Una vez aplanada la masa es recomendable dejarla secar unos 10 minutos antes de proceder a cortarla. Esto nos ayudará a que no encoja y que el corte sea más marcado y preciso aunque no es necesario hacerlo.

                      Podemos cortar cuadrados de masa para lasaña, o cambiar los rodillos de la máquina para cortar fideos de anchos diferentes, también podemos usar cortadores de galletas para obtener formas distintas.

                      Una vez cortada la pasta para tallarines o espaguetis es recomendable colgarla para que seque un poco (Una hora aproximadamente) aunque no pasa nada si la cocinamos recién cortada. Si preparamos placas de lasaña, las espolvoreamos con un poco de harina y las tapamos con papel film.




                      La pasta fresca, cuece mucho antes que la seca. Con tres minutos suele ser suficiente. Para 450g de pasta necesitaremos 4l de agua y la coceremos en una olla grande que permita removerla con comodidad. El agua deberá hervir antes de añadir la sal y a continuación añadiremos la pasta toda de una vez, removiéndola a continuación para evitar que se pegue y quede suelta. Taparemos la olla para que el agua hierva cuanto antes y la volveremos a destapar en cuanto esto suceda. La única forma de comprobar la cocción de la pasta es probándola y deberá estar ligeramente firme al morderla, lo que se conoce como "al dente"

                      Una vez hecha la pasta deberemos conservarla en frío y al llevar huevo deberemos consumirla en un par de días. La pasta fresca sin cocer, congela estupendamente y se puede cocinar directamente congelada, solo tendremos en cuenta que deberá hervir un poco más de tiempo.

                      El día que nos pusimos con esta receta, elaboramos una deliciosa lasaña de la que tengo un estupendo paso a paso, pero si la pusiera ahora esto se haría eterno, así que os dejo con una sencilla receta con la que podréis disfrutar de vuestra pasta fresca.

                      Pasta fresca de espinacas con cherrys:

                      Ingredientes:
                      • 125g de pasta fresca de espinacas
                      • Una hoja de laurel
                      • Un puñado de tomates cherry
                      • Un cuarto de cebolla
                      • Un diente de ajo
                      • Una cucharada de aceite de oliva suave
                      • Sal
                      Preparación:

                      Ponemos una olla al fuego con agua abundante y una hoja de laurel. Cuando comience a hervir añadimos la sal  y  a continuación la pasta. Tapamos hasta que vuelva a hervir, destapamos y dejamos cocinar 4 minutos (esto dependerá del grosor de vuestra pasta)

                      Mientras tanto ponemos una sartén al fuego con una cucharada de aceite, añadimos el ajo cortado en láminas y la cebolla bien picadita y dejamos pochar, en ese momento añadimos los cherrys partidos al medio y salteamos dos minutos. escurrimos la pasta y la añadimos junto con una nuez de mantequilla. damos unas vueltas para integrarlo todo y servimos.


                      Notas:

                      El peso de las espinacas es en crudo. He usado una bolsa de 250g de espinacas.
                      Los huevos utilizados son de tamaño mediano.
                      Si cuando estéis haciendo la masa está muy seca, le podéis añadir cucharadas de agua hasta hidratarla, del mismo modo que si durante el amasado la  notáis demasiado líquida, le añadís harina.
                      La masa aumenta su grosor una vez cocida, tenedlo en cuenta cuando la estéis alisando.
                      Debemos calcular unos 125g de pasta fresca por persona.
                      Otras sugerencias para pasta de colores añadiendo, remolacha, tomate frito, pimentón, calabaza, etc...
                      Si queréis hacer pasta básica de huevo, estos son los ingredientes:
                      500g de harina
                      5 huevos
                      Una pizca de sal
                      2 cucharadas de aceite
                      El procedimiento es el mismo que con la pasta de espinacas. 
                      Fuente consultada para la realización de este post: Libro pasta pasta pasta, de Jane Donovan.

                      Trufas de castañas y chocolate



                      Finalmente no ha podido ser. Mi ordenador está oficialmente fallecido :( Por lo que sigo sin poder subiros los post que tenía pensado, así que os he preparado estas deliciosas trufas para poder poneros receta esta semana.

                      Desde que este verano me hice con "O livro de Pantagruel" hay un montón de recetas que tengo pendientes de hacer, sobre todo de bacalao, que me encanta!!! Este libro es un referente de la cocina portuguesa, país que visito casi mensualmente. Estas trufas están sacadas de esas maravillosas páginas que tan enganchada me tienen y como los buenos libros de verdad, todo sale bien, no hay sorpresas ni fallos en todo lo que preparas. Ya os hablaré más profundamente otro día de este maravilloso libro.

                      Antes de pasar a la receta me gustaría informaros que las votaciones a los premios Bitácoras están llegando a su fin. Ya solo durante el día de hoy se podrá votar, pues mañana será el último recuento de votos, así que esta será por fin, la última vez que os pida vuestra colaboración. La semana anterior bajamos un puesto quedándonos en la segunda posición y dado que los demás participantes están apurando los votos, podemos quedarnos fuera si nos despistamos por lo que os rogaría, a todos los que todavía no habéis votado, a que lo hagáis. Esta será la  última posibilidad. A continuación os cuento lo que tenéis que hacer:

                      Entrar en Bitácoras y registraros. Si no tenéis cuenta en dicha página podéis crear una de la forma habitual o identificaros a través de vuestra cuenta de Twitter o  Facebook.

                      Una vez registrado o identificado, hacéis click en la siguiente imagen:

                      Votar en los Premios Bitacoras.com

                      Revisar que aparece http://kanelaylimon.blogspot.com en la  categoría “Mejor Blog Gastronómico” (si no es así añadir la dirección), rellenar el captcha que aparece más abajo y hacer click en Votar.

                      Os pido que hagáis un último esfuerzo y votéis.

                      Muchísimas gracias por vuestro apoyo!


                      Ingredientes:
                      • 300g de castañas cocidas
                      • 150g de chocolate de fundir
                      • 100ml de nata
                      • 150g de azúcar
                      • 60g de mantequilla
                      Preparación:

                      Derretimos al baño María el chocolate con la mantequilla, retiramos y agregamos la nata junto con el azúcar y removemos bien. Añadimos las castañas trituradas (ver notas) y mezclamos. Llevamos esta preparación al frigorífico hasta que endurezca. Retiramos pequeñas porciones y hacemos bolas que rebozaremos en cacao en polvo. Servir.



                      Notas:

                      Para cocer las castañas, retiramos la piel gruesa que las recubre y las llevamos al fuego en un cazo con agua que las cubra y sal, bastante sal pues son muy sosas. Dejamos hervir tapadas 25 minutos. Retiramos, escurrimos del agua y las pelamos.  Aprovecho para cocer de más y guardarlas en el congelador para futuros usos.

                      Las castañas nos quedarán mejor para esta preparación si una vez cocidas las pasamos por el pasapurés.También podemos usar un robot de cocina o si no tenemos un tenedor para este fin. Yo no las he triturado todas para encontrarme con algún tropezón.

                      Utilizaremos nata de montar con 35% de materia grasa. Nos quedarán más cremosas.

                      Las trufas de las imágenes pesan unos 20g cada una.

                      Conseguiremos que el chocolate se derrita antes si lo troceamos.

                      Dejar la preparación en la nevera de un día para otro, os quedará mucho mejor.

                      No las he contado pero salen bastantes trufas.

                      Para realizar esta receta he utilizado chocolate negro al 70% Valor y el cacao en polvo de la misma marca.

                      Muchísimas gracias a todos los que me habéis votado en los Bitácoras.