Panna cotta de nubes / San Valentín






Pues me temo que aún os quedarán unas cuantas recetas más con nubes... Y es que tengo un cargamento de ellas en casa y no las doy gastado!!! Bueno, no sabía como quedaría esta receta hasta que desmoldé la primera panna cotta, la vi tan romántica que enseguida pensé en San Valentín que ya se aproxima, y además como cuando uno se enamora se dice que está en las nubes, pues como que me vino como anillo al dedo ;) Deliciosa y muy vistosa esta panna cotta, postre por cierto que me encanta. La receta en sí no entraña dificultad alguna pero nos entretendremos un pelín si os ponéis a hacer dibujitos como hice yo con las capas.

Vayamos con la receta...



Ingredientes:
  • 300ml de nata
  • 200ml de leche
  • 80g de nubes
  • 50g de azúcar
  • 4 hojas de gelatina
  • Una pizca de sal

Preparación:

Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría durante 10 minutos. Mientras tanto llevamos el resto de los ingredientes a fuego medio (menos el azúcar) hasta que las nubes se disuelvan, en ese momento añadimos el azúcar, la gelatina previamente escurrida y removemos hasta su completa disolución. Volcar la crema en el molde o moldes escogidos. Dejar enfriar en la nevera hasta cuajar, desmoldar  y servir.


Notas:

La gelatina son hojas de 2g. En total 8g.

Colocar la mezcla al fuego (menos el azúcar) en un amplio recipiente pues la nubes antes de derretirse aumentan bastante de tamaño y se nos podría derramar.

Ayudaremos a que las nubes se disuelvan removiendo la mezcla con unas varillas manuales y no pasa nada si nos queda algún trozo sin deshacer.

Una vez la gelatina incorporada colamos la mezcla para que nos quede más fina y evitar posibles grumos.

Añadid el azúcar cuando las nubes se disuelvan y probad la mezcla por si os gustase con más cantidad. 
Yo hice esta receta dos veces. Primero con  nubes blancas y después con  nubes rosas. Podéis utilizar cualquier nube de cualquier color, no he añadido nada de colorante. Para hacer las líneas y obtener una presentación como la de las imágenes, ponéis una pequeña cantidad de la panna cotta de un color, lleváis a la nevera a cuajar y colocáis encima otra pequeña cantidad de panna cotta de otro color, lleváis a cuajar de nuevo y así sucesivamente hasta formar el dibujo que os guste.

He untado los moldes con un poco de aceite de girasol para obtener un mejor desmoldado.

Preparadla de un día para otro.

Quiche de coles de bruselas y beicon




Las coles de Bruselas son de las pocas verduras que me gustan, y como la mala suerte siempre me acompaña, resulta que son las más calóricas de su género.


A diferencia de otras verduras, los repollitos siempre se consumen cocinados para que resulten digeribles, dado su elevado contenido en celulosa.

Los hervidos de coles de Bruselas son sencillos de preparar, sabrosos y muy nutritivos. También se pueden cocinar al vapor y concentrar así más nutrientes. Pueden constituir un primer plato o servir de acompañamiento de otras verduras y hortalizas (zanahoria, patata, judías verdes... ) e incluso de legumbres frescas como los guisantes y las habas frescas. Así forman un plato más parecido a una menestra de verduras.

Rehogadas con ajo, cebolla u otras hierbas aromáticas constituyen una estupenda guarnición para los platos de carne o pescado azul. Y una vez cocidas y frías, los repollitos más pequeños se pueden probar mezclados con otros ingredientes en ensalada.

La clave para cocinar esta verdura consiste en no cocerlas demasiado, algo que se puede aplicar también al resto de verduras. Como regla, cuando la col de Bruselas ha perdido su color verde brillante significa que se ha cocido demasiado y que ha mermado su valor nutritivo. Según el tamaño, el tiempo de cocción no debe exceder de siete a diez minutos, tanto si se cocinan al vapor, hervidas o sofritas. Si los repollitos tienen similar tamaño se cocinan al mismo tiempo. Por esta razón se recomienda partir en dos los ejemplares grandes.

Las hojas se cuecen más rápido que el centro. Si se hace un corte en forma de cruz en la parte inferior del vástago (tallo) de cada col de Bruselas para cocinarlas enteras, se cocinarán a la vez por dentro y fuera.

fuente del texto: Aquí


Generalmente suelo comer las coles cocidas y aliñadas con aceite y vinagre, es como más me gustan, pero como tenía muchas, se me dio por hacer está deliciosa quiche. Este pastel salado francés admite múltiples variantes con una base común, una preparación a base de huevos batidos y  nata que podremos mezclar con los ingredientes que más nos gusten. Como hice yo en este caso.

Vayamos con la receta...




Ingredientes:
  • Para la masa quebrada:
  • 250g de harina
  • 125g de mantequilla fría
  • 75ml de agua fría
  • Una cucharada de postre de perejil picado
  • Una pizca de sal
Para el relleno:
  • 2 patatas cocidas y cortadas en trozos pequeños
  • 1 zanahoria cocida y cortada en rodajas
  • 500g de coles de Bruselas cocidas
  • 200g de beicon en taquitos
  • 120g de queso gruyere, chedar o cualquier otro que os guste
  • Aceite de oliva
Para la mezcla batida:
  • 3 huevos
  • 200ml de nata
  • 120ml de leche entera
  • Sal y pimienta

Preparación:

Lo primero que haremos será preparar la masa y para ello unimos la harina con el perejil y la mantequilla hasta que nos quede una textura arenosa. (Podemos hacerlo con las manos o con un robot de cocina), una vez llegados a ese punto, añadimos el agua y trabajamos con la punta de los dedos (En caso de hacerla a mano) hasta que la masa comience a unirse. En este instante hacemos una bola con ella, la envolvemos en papel film y la introducimos mínimo una hora en la nevera.

Mientras tanto cocemos las patatas, las zanahorias y las coles hasta que estén tiernas. Retiramos y reservamos. Ponemos una sartén al fuego con un chorrito de aceite y doramos el beicon, en ese momento añadimos las coles ya cocidas y salteamos un par de minutos para que se impregnen de sabor.

Estiramos la masa de manera que nos quede fina y la colocamos en el molde escogido. Añadimos las coles con el beicon seguido de la zanahoria en rodajas y las patatas. Preparamos la mezcla  de huevos y nata uniendo todos los ingredientes y los añadimos, ponemos el queso rayado por encima y cubrimos con algo más de masa si queremos (Esto es opcional) 

Introducimos a horno precalentado a 180ºC durante 40 minutos hasta que la masa esté dorada y nuestro pastel cuajado. Retirar del horno, dejar reposar 15 minutos y servir.



Notas:

Lo ideal es una vez hecha la masa quebrada dejarla reposar una hora en la nevera. Cuando voy con prisas me salto este paso y la verdad es que hay que tener un paladar muy exigente para notar diferencia alguna.

Cocer las coles de Bruselas no entraña complicación. Les hacemos un corte en forma de cruz en la base y retiramos las hojas exteriores mas feas. Las lavamos bien y las ponemos en un recipiente al fuego con abundante agua salada y un chorro de aceite. Las dejaremos cocer hasta que estén tiernas pero firmes. El tiempo de cocción despenderá del tamaño de las mismas. Las mías tardaron 17 minutos en estar cocidas y como eran bastante grandes, las partí al medio. 

El corte de la quiché resulta perfecto si está completamente fría. La de las imágenes está hirviendo pero dejad reposar el pastel 15 minutos cuando salga del horno antes de proceder a cortarlo para que no se deshaga.

La nata podéis usar la de cocinar o de montar. A vuestro gusto.

Con estas cantidades os sale una quiche para 6 raciones generosas.

Ideal para cenas.

La cocina fácil de Lorraine Pascale



¡¡¡Qué ganas tenía de tener este libro entre mis manos!!!! Me encanta Lorraine Pascale. Esta británica ex modelo quiso encontrar algo que le apasionara de verdad y comenzó su andadura en el mundo de la cocina consiguiendo el Leith's Diploma of Food and Wine. Tras alcanzarlo, Lorraine completó dos años en la Escuela de Artes Culinarias Internacionales en Pastelería y luego trabajó en algunas de las cocinas más reconocidas del mundo, como Petrus, The Mandarin Oriental, Gilgamesh y The Wolseley.
La carrera de Lorraine va viento en popa, habiendo presentado tres series de televisión y abiendo su propio punto de venta de pastelería en Londres.

En este libro, llamado "La cocina fácil de Lorraine Pascale" nos muestra una colección de 100 deliciosas y fáciles recetas pensadas para cualquier ocasión. Tanto dulces como saladas. Desde entrantes y sopas, pasando por pan, platos principales, para vegetarianos y diferentes postres, con una cuidada fotografía que te invita a cocinar todo lo que Lorraine nos propone. Realmente las recetas son fáciles y con ingredientes en su mayoría sencillos, igual que las elaboraciones que no son nada complicadas y que cualquier aficionado a la cocina podrá realizar.


En la sección de postres, sus pasteles, tartas, galletas, dulces, mermeladas y otros caprichos harán las delicias en nuestras cocinas y entre nuestros invitados. Yo ya le tengo echado el ojo a unas cuantas recetas que no tardaré en preparar.


Ayer mismo me puse manos a la obra con estas riquísimas barritas energéticas que Lorraine llama "Top fashion" Ideales como tentempié, para un desayuno rápido o como un aporte extra de energía para los que practicamos algún deporte. Su elaboración no es nada complicada, suelo hacer a menudo de este tipo de barritas, son deliciosas y un complemento nutritivo alucinante y sí además las hacemos en casa, qué más podemos pedir!! La receta está ligeramente modificada en ingredientes y elaboración.


Ingredientes:
  • 125g de mantequilla
  • 200g de azúcar moreno
  • 250g de copos de avena
  • 75g de nueces pecanas tostadas
  • 75g de pipas de calabaza
  • 75g de pasas u otra fruta seca
  • 80ml de sirope de arce
  • Una cucharada sopera de miel
Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC  y forrar la base y los laterales de un molde cuadrado de 20cm de papel de horno.

Fundir la mantequilla en un cazo grande, añadir el azúcar y remover bien, a continuación añadir el sirope y la miel y dejar hasta que todo se derrita, en ese momento retirar del fuego y añadir el resto de los ingredientes mezclando bien. Verter el compuesto en el molde preparado y apretar bien la mezcla hacia abajo con el reverso de una cuchara haciendo presión. Esto es importante para que las barritas no se desmenucen al cortarlas.

Hornear durante 40 minutos hasta que estén doradas. Sacar del horno y dejar enfriar en el recipiente.

Cuando se hayan enfriado, sacarlas del molde con la ayuda del papel de horno y dividir en ocho barritas. Pueden guardarse en un recipiente hermético hasta cuatro días.


Así que ya lo sabéis, si como a mí os apasionan los libros de cocina y queréis disfrutar de unas ricas y fáciles recetas, el libro "La cocina fácil de Lorraine Pascale" es una muy buena opción. A la venta el 20 de Febrero.

Huesitos caseros




Fue mi amiga Silvia la que me habló de esta receta. Ella tiene dos niños y siempre está a la caza de estas "chuminadas" que no son recetas en sí, pues aquí no hay que cocinar nada, pero que a los niños (y a los que no lo son tanto) les encanta. La verdad es que estéticamente quedan iguales a los comerciales y aunque el sabor no es el mismo, están buenísimos!! 

Vayamos con la receta...




Ingredientes:
  • 8 galletas para helado
  • Nutella
  • 150g de chocolate con leche para fundir
  • Una cucharada de aceite.


Preparación:

Untamos de nutella las galletas para helado hasta formar 4 capas. Una vez listas, haremos un poquito de presión para que se unan bien y la nutella que sobresalga la retiramos con una espátula. En este punto metemos las galletas en la nevera hasta que la nutella endurezca. Cortamos en tres partes iguales por el lado más largo y los colocamos sobre una rejilla. Derretimos el chocolate con el aceite y bañamos cada huesitos hasta cubrirlo por completo. Dejar endurecer y listo para servir.




Notas:

Las galletas para helado las encontráis en la mayoría de supermercados pero debéis fijaros en que no sean cuadradas, si no rectangulares. Yo las compré en Mercadona.

Para extender la nutella de forma fácil y cómoda, la meteremos unos segundos en el micro para ablandarla.

Untaremos de nutella una capa no muy gruesa en cada galleta pero tampoco escasa.(Fijaros en las fotos)

Cuando bañemos de chocolate los huesitos, procuraremos poner un plato o fuente debajo de la rejilla para recoger el chocolate sobrante.

El aceite para derretir el chocolate  que sea de girasol u oliva suave para que no aporte sabor.

Una vez bañados si por la parte superior nos queda demasiado chocolate pasaremos una espátula para que éste caiga por los lados.

Con esta receta salen 6 huesitos.

Merluza a mi manera


Feliz año!! Esto lo primero, no? Esperemos que este año sea mejor que el anterior ;)

Comenzamos esta temporada con una receta de pescado, me parecía demasiado pronto para saturaros con dulce, además creo que a la mayoría nos viene bien descansar de tanto postre y lambetada.

Hay que ver como me va cambiado el gusto sobre la comida a medida que me voy haciendo mayor... A vosotros también os pasa esto? Yo antes era carnívora cien por cien y ahora cada vez me gusta más el pescado, también como cosas que antes no me gustaban, como los espárragos, por poneros un ejemplo. Así que en casa es más habitual ver platos de pescado en las comidas y cenas. Esta merluza como bien reza en el título es "a mi manera" y siendo así, ya os podéis imaginar que será muy fácil de elaborar.

Vayamos con la receta...


Ingredientes:
  • Una cebolla mediana
  • Una zanahoria
  • Un tomate maduro
  • Medio pimiento rojo
  • 3 patatas medianas
  • 2 rodajas de merluza del pincho
  • Una hoja de laurel
  • Una cucharada de postre de orégano
  • Una cucharada de café colmada de pimentón dulce
  • 150ml de agua o caldo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Una cucharada de vinagre
Además:
  • Un puñado de almejas
  • Unas rodajas de huevo cocido.

Preparación:

Una hora antes salpimentamos el pescado y lo dejamos en la nevera.

Cortamos la cebolla en medias lunas, la zanahoria, el tomate y las patatas en rodajas finas y el pimiento en tiras. En una cazuela ponemos un chorrito de aceite de oliva y colocamos en este orden la cebolla, la zanahoria, la hoja de laurel, las patatas, el tomate y el pimiento. Añadimos sal y encima ponemos las dos rodajas de merluza. Espolvoreamos con el orégano y el pimentón y regamos con el caldo o agua. Tapamos y llevamos nuestra cazuela a fuego medio-bajo hasta que todo esté cocido (40 minutos aprox) Un instante antes de terminar la cocción añadimos una cucharada de vinagre. Servimos.





Notas:

Como habéis podido observar la receta no entraña dificultad alguna. Colocamos todos los ingredientes en crudo y cocinamos. Os aseguro que está deliciosa.

Es importante utilizar una buena merluza. Si puede ser fresca mucho mejor pero en congelados también hay calidades.

No podemos revolver la merluza, tan solo agitaremos la cazuela de vez en cuando para evitar que se nos pegue en el fondo.

En algún momento de la cocción probaremos la salsa y rectificamos de sal si fuese necesario.

Las rodajas de merluza deben ser "gorditas" para elaborar esta receta. Las de las imágenes pesaban unos 270g cada una. De todos modos si utilizamos rodajas más finas, ponemos todo al fuego durante 10 minutos y a continuación colocamos la merluza. El resto sería igual.

Super importante rebozar la merluza en harina antes de colocarla en la cazuela. Será lo que le de cuerpo a la maravillosa salsa que nos va a quedar.

Las almejas y las rodajas de huevo son para decorar el plato pero totalmente opcionales. Si las queremos poner las añadimos a la cazuela cinco minutos antes de retirarla del fuego para que abran.

Podemos añadir un poquito de colorante para paella para un resultado más atractivo.

He preparado esta receta en mi nueva y flamante cazuela Eela Las cazuelas Eela  tienen cuatro tapas del revestimiento Ecolon Pan, el mejor revestimiento cerámico del momento. No genera tóxicos ni metales pesados y además reducen un 60% el consumo de aceite y de energía.