Tarta de queso y fresas


Creo que sería incapaz de hacer ni tan siquiera un cálculo aproximado de cuantas tartas de queso he probado. Cientos quizás??? Pues hasta es posible... De mil sabores, de mil colores, de mil formas! Me encantan las tartas de queso. Junto con las de manzana son dos de las preparaciones que más disfruto comiendo aunque reconozco ser bastante "larpeira" y en lo que a dulce se refiere me gusta todo.

Entre mis favoritas coloco ésta, y no lo digo por decir eh, es absolutamente cierto! Tiene un sabor que me recuerda a algo que no consigo concretar pero estáaaaaaaaaaaaaaa DE-LI-CIO-SA!!!  Salió sobre la marcha porque tenía unas fresas en casa ( Adoro las fresas) y ya sabéis que se estropean enseguida así que salió esto que aunque en un principio no era lo que pretendía terminó en lo que veis. Una deliciosa tarta de queso y fresas.


Vayamos con la receta...



Ingredientes:

Para la base de galleta:
  • 180g de galletas
  • 80g de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno de queso:
  • 500g de queso tipo philadelphia
  • 80g de azúcar
  • Un sobre de preparado para pudín de vainilla
  • 3 huevos medianos
  • 60ml de leche
  • Ralladura de medio limón
  • 100g de fresas
  • 40g de azúcar
  • Una cucharada de zumo de limón
  • 10g de maizena

Para la capa de gelatina de fresa:
  • 100g de fresas
  • 30g de azúcar
  • 2 hojas de gelatina
  • Una cucharada de zumo de limón
Preparación:

Forramos la base de un molde de 20cm de diámetro con papel de horno.

Preparamos la base de galletas colocando todos los ingredientes juntos en un robot de cocina o similar. Accionamos hasta que las galletas estén completamente trituradas y forramos la base y los laterales de nuestro molde con esta mezcla. Reservamos en la nevera.

Batimos y trituramos los 100g de fresas con los 40g azúcar y el zumo de limón. Colamos para eliminar las pepitas y llevamos al fuego, removiendo durante 4 o 5 minutos hasta que comience a espesar. Retiramos y reservamos.

Para la crema de relleno, batimos el queso para ablandarlo junto con el pudín de vainilla y los 80 g de azúcar. Cuando se haya formado una crema añadimos los huevos de uno en uno, sin añadir el siguiente hasta que el interior esté completamente incorporado. A continuación añadimos la leche y la ralladura de limón. Mezclamos para integrar y dividimos esta crema en dos partes iguales y a una de ellas le añadimos la salsa de fresas que tenemos reservada y 10g de maizena. Vamos colocando en el molde cucharadas alternas de ambas cremas. Como se ve en la imagen:


Una vez todo el relleno colocado en el molde, alisamos la superficie con una cuchara y llevamos a horno precalentado a 150ºC durante una hora. Dejamos dentro del horno apagado una hora más, retiramos y llevamos a la nevera de un día para otro.

Una vez fría la tarta, preparamos la gelatina de fresa y para ello trituramos todos los ingredientes juntos (Excepto la gelatina que la tendremos a hidratar en agua fría) colamos para eliminar las semillas e incorporamos la gelatina disuelta en dos cucharadas de agua caliente. Ponemos la mezcla encima de la tarta y llevamos de nuevo a la nevera hasta cuajar. Retiramos y servimos. Podemos decorarla si lo deseamos. Yo he puesto unos rosetones de nata alrededor de la tarta con medias fresas intercaladas.





Notas:

Para hacer la base de galletas es mejor utilizar la mantequilla a temperatura ambiente (con textura de pomada) en vez de la mantequilla derretida. Así obtendremos una base seca y no aceitosa.

Colocar la base de galletas es muy sencillo. Yo empiezo colocando las galletas por las paredes del molde y termino por la base. Utilizo el reverso de una cuchara para ello. Voy haciendo presión con la cuchara sobre las paredes colocando las galletas. Cuanta más presión hago, más fina me queda la capa. Con las galletas que se van cayendo mientras forro las paredes, luego cubro la base.

He usado galletas cuadradas tostadas, como las que utilicé en la tarta de galletas pero podéis poner cualquier galleta que os guste.

Si no tenéis el pudín de vainilla podéis sustituirlo por 40g de maizena y el interior de una vaina de vainilla o una cucharada de esencia o similar.

Os doy algunos consejos para que os salgan bien las tartas de queso y no se os agrieten o encojan:
  • Procuraremos tener todos los ingredientes a temperatura ambiente cuando nos pongamos a hacer la tarta.
  • En el momento de añadir los huevos procuraremos hacerlo a velocidad baja. Yo bato el queso con batidora eléctrica y nada más. Todo lo demás lo hago con varillas manuales. De este modo no introducimos aire a la preparación e impedimos que suba durante el horneado, lo que llevará a que luego baje (Centro hundido y agrietado)
  • Uno de los factores más importantes a la hora de tener éxito es el horneado. Deberéis conocer muy bien vuestro horno para saber como se comporta. Os recomiendo un termómetro de horno para tener mayor exactitud de los grados a los que se está cocinando. Esta tarta ha sido cocida a 150ºC durante una hora. Calor arriba y abajo sin aire.
  • Los cambios bruscos de temperatura hacen que las tartas de queso se agrieten, por eso os recomiendo dejarla reposar en el horno al menos una hora más después de su cocción. Si aún estuviese caliente (que lo estará) dejamos que alcance la temperatura ambiente (ya fuera del horno) y a continuación la introducimos en la nevera. 
  • Un exceso de cocción hace que las tartas de queso se agrieten. Al final de la misma, la tarta debe temblar en el centro como si fuera un flan. 
  • Las tartas de queso pueden encogerse y agrietarse si se enfrían por completo en el molde donde se han cocido. Para evitarlo, lo desmoldaremos mientras aún esté templado pero lo bastante frío como para poder manipularlo con facilidad. Pasaremos un cuchillo entre los bordes de la tarta y el molde para retirar el aro sin dificultad.
  • Si seguís estos consejos obtendréis unas tartas de queso perfectas.

Pastel de fresas con nata



Cómo me gustan este tipo de recetas. De esas que te sacan de un apuro, porque son fáciles de hacer, los ingredientes los encuentras en la tienda de la esquina, se hacen en pocos minutos y además quedan preciosas. Cuando desmoldé este pastel, estuve como diez minutos pensando en alguna decoración pero me dije... ¿Por qué vas a alargar y dificultar una receta que de por sí sola es perfecta? Así que tal cual desmoldada os la presento. Sin más, porque tampoco le hace falta.


Vayamos con la receta...




Ingredientes:

Para la capa blanca:
  • 100g de queso crema Philadelphia
  • 250ml de nata para montar 35% materia grasa
  • 250ml de leche entera
  • 60g de azúcar
  • Un sobre de cuajada
  • Una pizca de sal
Para la capa rosa:
  • 180g de fresas maduras
  • 250ml de nata para montar 35% materia grasa
  • 250ml de leche entera
  • 60g de azúcar
  • Dos sobres de cuajada
  • Una pizca de sal


Preparación:

Preparamos la capa blanca y para ello ponemos todos los ingredientes juntos en un recipiente al fuego, removiendo continuamente hasta que el queso se disuelva y la mezcla comience a hervir. Retiramos y volcamos sobre el molde que hayamos escogido. Reservamos en la nevera mientras preparamos la capa rosa.

Con la capa rosa procedemos del mismo modo que con la blanca con el añadido de que primero trituraremos las fresas. LLevamos todos los ingredientes al fuego removiendo constantemente hasta que la mezcla comience a hervir. Retiramos y con mucho cuidado la echamos sobre la capa blanca. Dejar enfriar en la nevera un mínimo  de tres horas. Desmoldar y servir.






Notas:

He utilizado un molde de plástico rígido con capacidad para un litro de líquido. Procurad untarlo de aceite para un desmoldado mejor.

Para triturar las fresas, las he mezclado con los 250ml de leche y les he pasado la batidora. Luego lo colé para eliminar las pepitas.

Podéis colar las mezclas antes de ponerlas en el molde para que resulten más finas.

Por favor, mucho cuidado a la hora de colocar las capas. No quiero ver capas torcidas ni mezcladas!!!! Despacito y buena letra. Os lo explico bien para que esto no os ocurra. He colocado el molde encima de un plato y así de esta manera a la hora de moverlo con las capas hacia la nevera, éste se mueva lo menos posible porque lo agarro por el plato y así evito que las mezclas vayan balanceándose. A la hora de colocar la capa rosa encima de la blanca, ésta debe estar empezando a cuajarse ofreciendo ya cierta resistencia, a medio hacer vaya. Para que ambas capas queden perfectamente unidas, he pinchado la blanca por toda su superficie con un tenedor quedando puntitos aún de crema medio cuajada. A continuación he colocado la capa rosa encima. Cucharada a cucharada!!! No la pongáis de golpe o se os mezclarán. Tenéis que ir agregando la capa rosa muy poquito a poco para que la blanca no se mueva. 

Si por lo que fuera, la capa rosa comenzara a espesar antes de colocarla sobre la blanca, le dais unos golpes de micro para dejarla líquida de nuevo.

Servirlo bien frío que es como está más bueno.

Esta receta es una adaptación de la de Alegna, de La casita verde.

Ah, qué se me olvidaba!! Felicidades a todos los papás!!!

Disfrutadlo.

Reedito para enseñaros la versión con melocotón en almíbar. El procedimiento es exactamente el mismo, tan solo sustituimos las fresas por 240g de melocotón en almíbar. Está delicioso, me ha gustado más que con las fresas y eso que no soy mucho de melocotón. (He puesto una pizca de colorante para intensificar el color del meloctón)



 

Galletas "Rosas" de calabaza




Finas, elegantes, delicadas, riquísimas y fáciles. Son los adjetivos que se me ocurren para definir a estas galletas que enamoran a la vista y al paladar. Me encanta cocinar con calabaza, creo que ya os habéis dado cuenta, se la pongo a todo, a los buñuelos, a los bollos, al roscón, a los bizcochos... y a las galletas!

Vayamos con la receta...



Ingredientes:
  • 70g de mantequilla blanda
  • 80g de azúcar glas
  • 60g de puré de calabaza
  • 100g de harina
  • 50g de maizena
  • 1/2 cucharadita de especias de jengibre
  • 1 cucharadita de levadura química (Tipo Royal)

preparación:

Batimos bien la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. Sin dejar de batir añadimos el puré de calabaza y a continuación agregamos el resto de los ingredientes secos que tendremos unidos y tamizados. Introducimos la masa en una manga pastelera con boquilla de estrella y formamos las flores colocando la manga de forma perpendicular en la bandeja y girando a la derecha o izquierda sobre el centro hasta formar una flor.

Introducir a horno precalentado a 160ºC durante 15 minutos. Retirar y dejar enfriar sobre una rejilla. Servir.



Notas:

El puré de calabaza no es más que calabaza cocida y triturada. Podéis prepararla como más os guste, al vapor, cocida o asada. Yo la parto en trocitos pequeños y le meto en el micro con un poquito de sal hasta que está blanda. Luego la coloco en un colador y hago presión para que pierda todo el agua posible. La trituro y la que no uso la guardo en botes en el congelador.

He utilizado harina de fuerza, pero de la normal de todo uso o de repostería también sirve.

La especias de jengibre podéis hacerlas en casa. La receta está en el blog, la veréis pinchando Aquí. Si no las queréis hacer, podéis poner dos pizcas de canela en su lugar.

Si queréis podéis darles color con una pizca de colorante aunque yo no le puse y dependerá en gran medida del color de la calabaza que os resulte un color más o menos intenso.

He utilizado la boquilla "2D" de Wilton.

Lemon curd express



Queda alguien que no haya probado todavía esta deliciosa crema de limón?? Pues si es así, ya no tienes excusa para prepararla. Te presento una receta que se hace en un momentito y no se mancha nada. Es ideal para acompañar el yogur, helados, crepes, rellenar tartas, bizcochos, no sé, miles de usos! En casa hay quien la toma a cucharada limpia, la verdad es que si te gusta, te va a encantar y solo te llevará 4 minutos!!!.

Vayamos con la receta...


Ingredientes:
  • 80ml de zumo de limón
  • 125g de azúcar
  • 15g de maizena
  • 3huevos
  • 30g de mantequilla
  • Una pizca de sal
Preparación:

Batimos los huevos y los unimos con el resto de los ingredientes excepto la mantequilla y los llevamos al horno microondas por espacio de 4 minutos removiendo entre medias un par de veces. Una vez pasado el tiempo añadimos la mantequilla y removemos hasta que se disuelva y se integre perfectamente. Dejar enfriar y servir.


Notas:

Esta receta es una adaptación de esta otra.

Los huevos serán de tamaño mediano.

El tiempo es orientativo, dependerá de vuestro microondas. Yo pongo los ingredientes primero dos minutos, retiro y remuevo (en este instante la crema aún no se ha formado) pongo un minuto más, retiro y remuevo (Por los bordes ya ha comenzado a cuajarse) Un último minuto, retiro y al remover tengo la crema ya lista.

Tamizar la maizena para que no se formen grumos y diluirla en un poquito de zumo antes de añadirla a la receta.

Comprobad de azúcar y rectificar a vuestro gusto.

Si queréis acentuar todavía más el sabor a limón, podéis añadir la rayadura de lo limones usados.

Aguanta una semana en la nevera, cerrada en un bote hermético. Podéis hacer más cantidad y congelarla.