Tarta "botella de coca cola"


¡Qué difícil se me hace a mí trabajar con chocolate! Siempre desperdicio un montón y lo pongo todo perdido. Pero bien es cierto que la práctica hace al monje y ya nos vamos entendiendo.

Antes de entrar en materia y pasar a la receta (que de eso trata este blog) me gustaría explicaros el por qué de esta pequeña (para algunos larga) ausencia. Los que me seguís por redes sociales ya sabéis que hace unos meses (¡¡¡9 ya!!!!) he sido mamá y por circunstancias personales (que no viene al caso contar aquí) me veo sola casi a diario con mi pequeño bebé, con lo que toda la atención se la lleva él. Me encanta cocinar, disfruto con ello, pero últimamente hasta para mí misma lo hago a correr, así que, imaginaros para el blog. Os pido por favor un poquito de paciencia, intentaré poneros de vez en cuando alguna receta pero de momento no os puedo prometer publicaciones constantes como antes. Aprovecho para daros las gracias por estar ahí a pesar de todo y agradeceros a todos los que durante este tiempo habéis preguntado por mí y por mi vuelta. De hecho la receta de hoy es debido a ello, es mi forma de agradeceros vuestra amabilidad y de deciros que yo también os echo de menos. Mucho además. Siempre he disfrutado compartiendo mis recetas y quien mejor que vosotros para hacerlo.

Ahora sí, os explico un poco de qué va la receta de hoy. Como habéis podido ver es una tarta con el mismo aspecto de una botella de coca cola. Decir que impacta es poco. Una cosa es verla aquí, en foto y en un blog de cocina, que llegar con ella a casa de alguien. Imaginaros la impresión. Es como las modelos, una cosa es verlas en la tele encima de la pasarela y otra encontrarte con alguna por la calle. Lo segundo impresiona más, ¿verdad? Pues esto es lo mismo.

Hay un poco de lío con las fotos y os explico qué  ha pasado. Las fotos del paso a paso son de un día que hice dos de estas tartas en dos botellas de coca cola de 500ml y que van rellenas de bizcocho de chocolate y crema pastelera, pero al día siguiente me fui con mi pequeño a comer a casa de mis padres y me las llevé para tomar de postre, así que me quedé sin foto de presentación, con lo que otro día tuve que hacer otra en una botella de coca cola zero de 1 litro (que es la que yo bebo cuando me apetece un refresco) Al final de la receta, en las notas, os lo explico todo mejor y con más detalle.

Vayamos con la receta...




Tarta "botella de coca cola"




Ingredientes:


Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es coger la botella de coca cola, sacarle el tapón, la arandela que está debajo del tapón y la tira de papel con la marca y guardarlo. Acto seguido lavamos muy bien la botella. Por dentro y por fuera. Una vez bien limpia le hacemos un corte en lo que será la parte de atrás de nuestra tarta. El corte que sea grande para poder rellenar con comodidad. Aprovechamos esta abertura para secar bien la botella por dentro. No debe quedar ni una gota de agua o nos estropeará el chocolate. Partimos el chocolate en trozos y lo derretimos al baño María o en el microondas. Escoged vosotros el método que os sea más cómodo. Echamos una buena cantidad de chocolate por la abertura que hemos hecho antes y vamos girando la botella hasta cubrirla por completo. Colocamos la botella con la abertura hacia abajo y dejamos escurrir el chocolate sobrante. Llevamos a la nevera hasta que endurezca y repetimos esta operación dos veces más...


Una vez tengamos la botella bañada con el chocolate bien frío y endurecido, vamos colocando el relleno. Primero una capa de bizcocho que cortaremos en finas lonchas (fijaros en la foto)


Una vez colocada la primera capa de bizcocho lo calé con almíbar. A mí me chiflan las tartas jugosas pero esto al gusto del consumidor. No porque yo lo haya hecho así tenéis que hacerlo exactamente igual. Encima del bizcocho una buena capa de crema pastelera. Bien gordita, puesto que es la única que va a llevar.


A continuación colocamos otra capa de bizcocho y nos fijamos que éste llega al nivel de la botella. Quiero decir, que rellenéis el hueco al completo. Como si estuvierais tratando de completar lo que falta de botella. Aunque parezca que acabo de decir una tontería no lo es, ya os daréis cuenta cuando la hagáis. Una vez cubierto, bañamos esta parte de atrás con más chocolate derretido. Como sellando la abertura pero con cuidado de no cubrir el plástico de la botella. Esto es muy importante porque es por ahí por donde habrá que cortar para desmoldar y difícil os lo veo si cubrís los bordes de chocolate.


Llevamos todo a la nevera y dejamos que se enfríe todo bien. Ahora viene el paso más importante de todos. El desmoldado. Con mucho cuidado levantamos el plástico introduciendo un cuchillo o algo punzante para hacer hueco por la parte de atrás, introducimos una tijera pequeña y vamos cortando el plástico más o menos por la mitad de la botella. Una vez cortado separamos ambas partes tirando de ellas. 


Colocamos el tapón, la arandela y el papel de nuevo en su sitio. Y listo!!!!



Notas:

El corte que le haremos por la parte de atrás a la botella de coca cola procurad que sea grande. Cuanto más grande lo hagáis, mejor (sin cargaros la botella, claro está) la rellenaréis con más comodidad y sobre todo el desmoldado será mucho más fácil. El corte que yo hice, el que os muestro en la foto del paso a paso,  me quedó un poco escaso y me costó bastante desmoldar, así que hacerlo más grande que ese. De ancho está perfecto pero debí hacerlo más largo hacia abajo. (Fijaros en la foto) Aquí no os preocupéis por la estética. Tened en cuenta que esta parte no se va a ver.

Fijaros también en la foto del corte de la tarta para haceros una idea aproximada de cuantas capas de chocolate debéis colocar. Puede que con dos os llegue, depende de lo espeso que tengáis el chocolate, ya sabéis que cuanto más caliente más líquido y cuanto más frío más espeso. Yo la primera capa la hice con el chocolate bastante frío para que me quedase ya una capa gordita y las otras dos con el chocolate más caliente para que no me quedara un relleno demasiado grueso ni con pegotes de chocolate por dentro, que me quedara un baño de chocolate por dentro liso. No sé si se me entiende... Ah! Y poner el tapón o se os escapará el chocolate por ahí!

A la hora del relleno debéis colocar el bizcocho un poquito a presión. Sobre todo en los extremos de la botella para evitar que queden huecos y se vean luego en el corte, así que rellenad bien!!! No estéis pendientes de que vaya bien colocado. Lo importante es que haya relleno porque si cortas y hay aire... Vaya gracia!

A mí me gustan mucho las tartas que están mojadas en almíbar y éste es muy fácil de preparar. Ponéis al fuego 500ml de agua con 500g de azúcar y lleváis a hervir durante 8 minutos. Lo retiramos del fuego y una vez templado le añadimos un buen chorro de licor. Si no lo queremos con alcohol, añadimos a la preparación cuando vaya al fuego, una rama de canela, la piel de un limón, naranja, vainilla, etc... Según el sabor que le queramos dar. (Lo que os sobre lo guardáis en la nevera para futuros usos)  Siempre siempre tengo en la nevera.

No os doy cantidades porque no sé en qué botella vais a hacer la tarta. Os puedo decir que para la de un litro necesité 400g de chocolate pero como os digo al principio yo desperdicio un montón. Utilicé un bizcocho pequeño, de tres huevos y aún me sobró un poco. De relleno no me complique nada nadita. Un poco de mascarpone azucarado y una capa de mermelada de fresa. Tan sencillo y tan rico.

El desmoldado. Dos cosas importantes a tener en cuenta. La primera es que cortéis por donde va a ir pegado el papel. Es imposible cortar sin dañar la superficie del chocolate con la tijera, puesto que no hay espacio suficiente y la tijera va a rayar por donde pase así que hacerlo por ahí que luego lo taparemos y lo que no se ve, no ha ocurrido ;) La otra cosa a tener en cuenta. Con las manos transmitimos calor al chocolate, así que es muy importante que estén frías y aún así, yo hice el desmoldado a plazos. Es decir, manipulaba un poco y cuando veía que la cosa se ponía caliente, botella a la nevera, a enfriar de nuevo y luego continuaba. Igual es un poco exagerado pero qué queréis que os diga! Maniática que es una! Ah, una última cosita. Una vez cortado el plástico, tenéis que tirar de una parte para desmoldar la otra, así que si os ponéis guantes de látex, no dejaréis vuestras huellas dactilares en el chocolate.

Aún así y con todo, es imposible hacer un desmoldado perfecto e impecable, por lo menos para mí. Pero eso no quita para que la cosa quede decente. 

Aunque yo en la foto la he puesto de pie, lo normal es presentar la tarta tumbada sobre una bandeja, a no ser que estéis dispuestos a pasaros el día detrás de ella para que no se vea el estropicio de la parte de atrás.

Espero no haberos asustado con tanta nota y tanto detalle, es fácil de hacer solo que yo quiero que os salga lo mejor posible. La idea de esta receta la vi en este vídeo de YouTube. Así que echarle un vistazo que os vendrá bien para saber cómo hay que hacer.

Me despido como al principio, dándoos las gracias por estar ahí. Espero que nos veamos pronto y hasta entonces, disfrutad de la receta!!!