Galletas de fresa y chocolate (San Valentín)



No tenía pensado publicar más recetas para San Valentín, pero me llegó este molde de Aliexpress y es tan sanvanterilero que así a lo rápido lo primero que se me pasó por la cabeza fue hacer unas galletas, y de paso probar el bote de fresa en pasta que me compré en Carrefour. No había probado nunca este tipo de ingredientes en pasta y tengo que decir que la vainilla es espectacular!! Si tenéis oportunidad de haceros con ella, os va a encantar. Siempre que me encuentre con algo que me sorprenda mucho, os lo diré y así compartiré con vosotros mis ingredientes fetiche ;)

Estas galletas se hacen en un suspiro, bueno, por lo menos a mí se me pasa el tiempo volando cuando me pongo a hacer galletas ;) Mientras las galletas enfrían, preparáis las placas de chocolate, que aunque solo se disponga de un molde, como en este caso, es tan finita la capa de chocolate que enseguidita se hacen.

Vayamos con la receta...


Ingredientes:

180g de harina de trigo de repostería
40g de maizena
70g de azúcar glas
100g de mantequilla blanda
Una yema de huevo M
Una cucharada de postre de fresa en pasta
Una pizca de sal

Además:

Chocolate de cobertura

Preparación:

Unimos y tamizamos la harina junto con la maizena y la sal. Reservamos.

Batimos muy bien la mantequilla con el azúcar y la fresa en pasta hasta formar una crema, sin dejar de batir, añadimos la yema de huevo y a continuación la harina reservada. Mezclamos hasta que todo esté perfectamente integrado y unimos con las manos hasta formar una bola. Llevamos la masa a la nevera por espacio de 30 minutos. Pasado el tiempo, estiramos la masa entre dos papeles de horno, dándole un grosor de 3mm y cortamos con ayuda de un cortapastas o un vaso, circunferencias de 8cm de diámetro. Podemos decorar los bordes haciendo pequeños agujeros con la boquilla de una manga pastelera o un palillo a algo punzante que sirva para este fin...


Colocamos las galletas en una bandeja forrada con papel vegetal o silpat y llevamos a horno precalentado a 160ºC hasta que por los bordes empiecen a tomar un poquito de color (unos 12 minutos aproximadamente) Las sacamos del horno y las dejamos reposar 5 minutos, pues estarán demasiado blandas y se podrían romper, pasado este tiempo las colocamos sobre una rejilla hasta que enfríen completamente.

Una vez frías, preparamos las placas de chocolate con un poco de chocolate de cobertura, puede ser blanco, negro o con leche o combinándolos. Echamos una cucharada de chocolate derretido, bien al baño María o al microondas sobre el molde y lo dejamos solidificar. Desmoldamos y lo pegamos a la galleta con un poco de chocolate. Servir.




Notas:

Si no tenéis fresa en pasta, podéis ponerle esencia si disponéis de ella y si no, cualquier otra cosa, ralladura de limón, vainilla, etc.

Sin el chocolate se conservan perfectamente hasta una semana en un bote de cierre hermético.

Tamizar los ingredientes secos para no encontraros grumos por la masa

Para las placas de chocolate a dos colores, ponéis primero un poquito de chocolate de un color hasta el nivel de los grabados del molde, con ayuda de un palillo ayudáis al chocolate a meterse por los huecos más pequeños, dejáis solidificar y una vez el chocolate duro, ponéis encima una cucharada de chocolate otro color.

Una vez colocado el chocolate en el molde y antes de que endurezca, dar unos golpes secos contra la mesa de trabajo para deshacer las posibles burbujas que hayan podido quedar.

También decoré cada galleta con un par de sprinkles en forma de corazón.

Espero que os haya gustado la receta, y nos vemos en la próxima!

Bizco-flan de fresa y vainilla. Con flotatina (Especial San Valentín)



Os acordáis de aquél anuncio de una marca de coches que utilizaba la palabra "ziritione"  como reclamo publicitario??? Vaya revuelo que levantara la dichosa palabrita, que nadie sabía lo que era y andábamos todos locos preguntándonos que era aquello del ziritione, creyendo que era un extra que traía el propio vehículo o algo único que éste incorporaba. Desde luego una campaña publicitaria que consiguió quedarse con mucha gente y se habló de ello durante un montón de tiempo. Al final resultó que no era nada, una palabra que no existía asociada a un producto para promocionarlo. Puro márketing.

Pues eso mismo pensé yo cuando leí por primera vez lo de "flotatina" Una milonga, eso pensé. Pero no, sumergir algo en gelatina hasta que éste flote, es lo que se conoce como "flotatina" y el efecto es muy llamativo como podéis ver en esta receta. Un bizco-flan sumergido en gelatina y que queda completamente recubierto por ella. 

Como el resultado ha sido una receta, así como muy "naif" no? y además es muy rosita, la veo ideal para San Valentín, pero vamos, que esto puede hacerse cualquier día. Aunque mi versión favorita del bizco-flan es la más tradicional, este también está muy bueno y sabe a lo que debe saber. A fresa y vainilla. Os va a gustar. ¡Seguro!

Vayamos con la receta...




Ingredientes:

Para la capa de flan:

Una lata de leche condensada (397g)
Una lata de leche entera (Tomamos como medida la lata de la leche condensada)
4 huevos
200g de queso crema tipo Philadelphia
Una cucharada de esencia de vainilla
Una pizca de sal

 Para la capa de bizcocho de gelatina:

4 huevos
200g de azúcar común
Un sobre de gelatina sabor fresa
280g de harina de trigo de repostería
16g de levadura química o impulsor
200ml de nata (35% materia grasa)
Una pizca de sal

Para la capa de gelatina exterior:

Un litro y cuarto de leche
3 sobres de gelatina sabor fresa

Preparación:

Encendemos el horno con un recipiente en su interior (mayor que el molde que vamos a usar para la receta) con el alto de tres dedos de agua, a 160ºC con calor arriba y abajo y aire.

Untamos un molde con mantequilla y reservamos.

Preparamos la capa de flan batiendo juntos todos los ingredientes. Colamos la mezcla resultante y reservamos.

Preparamos la capa de bizcocho batiendo los huevos con el azúcar y la pizca de sal hasta que doblen su volumen. En ese momento añadimos el sobre de gelatina y mezclamos hasta integrar. Unimos y tamizamos la harina y la levadura química y añadimos la mitad al batido de huevos y a continuación la mitad de la nata mezclando todo bien. Terminamos incorporando la harina que nos queda y por último la otra mitad de la nata. Volcamos la crema en el molde que tenemos reservado y encima de la crema del bizcocho, ponemos el preparado de flan. Llevamos al horno a baño María hasta que al pinchar con un palo de brocheta salga limpia (unos 45 minutos aproximadamente) Retiramos del horno, dejamos enfriar por completo y llevamos a la nevera de un día para otro.

Unos 30 minutos antes de desmoldar, preparamos la gelatina exterior llevando al fuego medio litro de leche y cuando esté caliente, añadimos los tres sobres de gelatina, removiendo constantemente hasta que esté completamente disuelta. Retiramos del fuego antes de que comience a hervir y añadimos la leche restante que tendremos fría. Mezclamos bien, colamos y dejamos enfriar por completo.

Desmoldamos el bizco-flan, limpiamos y secamos muy bien el molde en el que estaba y lo untamos de una fina capa de aceite. Volvemos a poner el bizco-flan dentro del molde y vamos echando la gelatina poco a poco en el espacio que queda entre el molde y el bizco-flan. Echaremos gelatina hasta que veamos que el bizco-flan, flota. En ese momento lo llevamos de nuevo a la nevera hasta que la gelatina cuaje por completo. (Unas 4 ó 5 horas) Para desmoldar introducimos unos pocos segundos el molde en agua caliente y damos la vuelta sobre un un plato o fuente. Servir.


Añadir la gelatina hasta que el bizco-flan flote.




Notas:

Si no disponemos de aire en nuestro horno, lo precalentamos a 180ºC

He utilizado un molde con forma de corona de tres litros y medio de capacidad. Con estos ingredientes sale mucho pastel y como veía que no me iba a quedar espacio para la gelatina, retiré 200g de masa de bizcocho. Es decir, hice la masa para el bizcocho y antes de ponerlo en el molde, retiré 200g de masa cruda.

Cuando pongáis la crema del flan, encima de la crema del bizcocho, hacerlo con cuidado, pero no pasa nada si se mezclan. Luego, durante el horneado, ellas solas se separan y se colocan en su lugar. El flan abajo y el bizcocho encima, aunque lo hayamos puesto al revés.

Cuando desmoldéis el bizco-flan para ponerle la gelatina, y antes de devolverlo al molde de nuevo, aprovechad para sacarle las miguitas que se hayan podido soltar, así después no se verán en la gelatina aunque no pasa nada si se nota alguna (a mí también me pasa)

Cuando pongáis la leche al fuego con la gelatina, puede que os salgan unos grumos dando la sensación de que la leche se ha cortado, si es así, no pasa nada, mezclar muy bien con varillas manuales y proseguir con la receta.

Mientras esperáis a que la gelatina de leche se enfríe, removerla bien de vez en cuando para evitar que se divida en dos partes y os quede a dos colores. (Aunque esto puede no ocurrir)

Es muy muy muy importante que el bizco-flan flote en la gelatina para que os quede bien. Aseguraros de esto.

Aunque en esta receta la gelatina se disuelve en leche, también podéis hacerlo en agua. Os quedará el bizco-flan como si estuviera cubierto por un cristal, es un efecto también muy muy bonito.

Os dejo enlace a un vídeo de Youtube dónde podréis ver cómo es la elaboración de esta receta. Es más fácil de lo que parece.

Sale un pastel enorme con estas cantidades. Reducirlas si lo veis necesario. 

Os dejo enlace a otras recetas de San Valentín ya publicadas en el blog:

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2014/02/sticks-de-galletas-pretzel-san-valentin.html
Sticks de galletas pretzel

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2014/01/pann-cotta-de-nubes-san-valentin.html
Panna cotta de nubes

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2014/02/tartaletas-de-leche-san-valentin.html
Tartaletas de leche

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2014/02/azucarillos-romanticos-san-valentin.html
Azucarillos románticos

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2012/02/bizcocho-de-chocolate-san-valentin.html
Bizcocho de chocolate

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2012/02/corazon-de-hojaldre-san-valentin.html
Corazón de hojaldre
http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2015/02/galleta-de-vainilla-san-valentin.html
Galletas de vainilla

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2012/02/osos-amorosos-san-valentin.html
Osos amorosos

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2013/02/panna-cotta-de-chocolate-blanco-con.html
Panna cotta de chocolate blanco con corazones de gelatina


http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2013/02/corazones-de-pan-de-leche-san-valentin.html
Corazones de pan de leche




http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2013/01/galletas-rellenas-de-mermelada-san.html
Galletas rellenas de mermelada


http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2015/01/baci-di-dama.html
Bocados de dama



Espero que disfrutéis de las recetas y nos vemos en la próxima. 

Schneeballen. Bolas de nieve. (Carnaval)


Schneeballen o bolas de nieve, es una elaboración de pastelería, originaria de Alemania y popular por carnaval, cuyo nombre deriva por su forma de bola redonda y que en su versión más tradicional, se decora con azúcar glas.

Sus principales ingredientes son, harina, huevos, azúcar y mantequilla. La masa se corta en porciones que se estiran y se cortan en tiras que luego se levantan de forma alterna con ayuda de un palo y se coloca dentro de un recipiente de hierro especial para esta elaboración, que ayuda a mantener su forma y se fríen en abundante aceite caliente.

El molde utilizado para hacer esta receta es muy similar a un filtro de té, que es precisamente lo que yo he empleado. Las bolas de nieve originales son más grandes que la versión que yo he preparado, pero tal y como las he dejado me parecen del tamaño ideal para comerse en dos o tres bocados.

Deliciosas y altamente adictivas, os volverán locos estas bolas de nieve comestibles. Atención a su elaboración, es de lo más peculiar que tengo en el blog.

Vayamos con la receta...



Ingredientes:

300g de harina de trigo de todo uso
1 cucharada sopera de azúcar glas
8g de levadura química o impulsor
Una pizca de sal
Ralladura de medio limón
2 cucharadas soperas de licor de anís
50g de mantequilla blanda
125g de yogur griego
1 huevo mediano

Además:

Un filtro de té (ver notas al final de la receta)
Azúcar glas para espolvorear
Aceite de oliva suave para freír 



Preparación:

Unimos y amasamos todos los ingredientes hasta que no se peguen a las manos y obtengamos una masa suave y manejable. Retiramos porciones de 30g y la estiramos con ayuda de un rodillo dejándola fina e intentando darle forma circular (no es necesario ser exactos en este punto):


Una vez estirada y con ayuda de un cuchillo o un cortador de pizza, hacemos cortes paralelos a lo largo de toda la masa sin llegar a los extremos:


Con ayuda de un palo de brocheta o similar, levantamos tiras alternas, (es decir, una sí, una no) y con ayuda de las manos, retiramos la masa de la brocheta (tratando de formar una bola) y la depositamos en el filtro de té...


Cerramos el filtro y lo introducimos en abundante aceite caliente hasta que la masa esté dorada. Abrir el filtro, retirar la bola y dejarla escurrir sobre papel de cocina hasta que enfríe. Trasladar a un plato o fuente y espolvorear de azúcar glas. Servir.




Notas:

La masa podéis hacerla a mano perfectamente. Más que amasar, se trata de unir los ingredientes hasta que nos quede todo homogéneo.

Puede ser que necesitéis un poquito más de harina para hacer la masa. Cada harina es un mundo y tienen un poder de absorción diferente. De todos modos, no os paséis porque cuanta más harina, menos esponjosidad.

Con estos ingredientes obtendréis 17 bolas (más o menos) y las porciones de 30g son las ideales para un filtro de té de 65mm. (Os pongo foto del que he usado)


Cuidado con el tema de la fritura, es el punto más importante de la elaboración. Si el aceite está muy caliente, las bolas se harán por fuera y quedarán crudas por dentro. Si está muy frio, quedarán aceitosas. Aceite caliente pero no en exceso (los que hayáis hecho los castagnole tenéis el tema dominado) (En mi cocina, de 0 a 9, las hice en el 6 durante unos 90 segundos cada una.)

Mucho cuidado también al sacar el filtro del aceite porque estará muy caliente. Utilicé un paño para abrirlo y no tener que hacerlo directamente con los dedos (lo ideal sería tener dos filtros para ir más rápido)

Os dejo enlace a otras recetas de interés por estas fechas:

Castagnole

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2014/02/castagnole.html


Orejas de carnaval

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2013/02/orejas-de-carnaval-crujientes.html

 
Filloas

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2013/02/filloas-de-limon-y-anis.html


Flores

http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2012/02/flores-de-carnaval.html


Espero que disfrutéis del carnaval y nos vemos en la próxima receta!